Skip to content
Para Lectores

¬ŅQue determina que un cl√°sico, sea un cl√°sico?

Todos en alg√ļn momento hablamos de cl√°sicos, pero ¬Ņestamos seguros de hacer referencia al mismo concepto? ¬Ņo cada lector tiene su propio concepto de cl√°sico y por lo tanto su propia lista de consagrados por esta categor√≠a? Como todas las categor√≠as constituidas por dimensiones no cuantificables la de “cl√°sico” tiene los mismos problemas de definici√≥n. No queda m√°s opci√≥n pues que recurrir a las definiciones que de este concepto hacen algunos escritores, cr√≠ticos literarios y profesores, tan subjetivas ellas como lo que pretenden definir.

Al menos desde el Renacimiento, con la recepci√≥n e imitaci√≥n de las obras de la Antig√ľedad grecorromana, pero sobre todo a partir de finales del XVII, cuando estalla la Querelle entre antiguos y modernos, los estudiosos han debatido intermitentemente acerca de lo que convierte en cl√°sica una obra literaria o art√≠stica.

Da igual que los diferentes c√°nones nacionales hayan ido variando de acuerdo con las circunstancias hist√≥ricas y sociales. Al eurocentrismo tradicional de las √©lites aristocr√°ticas o universitarias que impon√≠an el canon hoy ha sucedido una multiplicidad de puntos de vista que hace que nos resulte obsoleta ‚ÄĒcuando no impertinentemente elitista‚ÄĒ aquella c√©lebre pregunta del genial novelista Saul Bellow: ‚Äú¬ŅD√≥nde est√° el Tolst√≥i zul√ļ?‚ÄĚ.

 

Varias definiciones de cl√°sico

 

Saint-Beuve piensa que un cl√°sico, adem√°s de un texto que debe enriquecer el esp√≠ritu humano, debe ser sensato, bello y sano y ser f√°cilmente contempor√°neo a todas las √©pocas. Pero lo importante de un cl√°sico es que “nos devuelve nuestros propios pensamientos con toda riqueza y madurez […] y nos da esa amistad que no enga√Īa, que no puede faltarnos y nos proporciona esa impresi√≥n habitual de serenidad y amenidad que nos reconcilia con los hombres y con nosotros mismos”.

Azorín nos da una visión dinámica de clásico, el cual debe reflejar la sensibilidad moderna y por lo tanto estar en constante evolución junto con la sensibilidad de las nuevas generaciones. Un clásico estático es un clásico muerto y en consecuencia, no es clásico.

Borges piensa que es peligroso “afirmar que existen obras cl√°sicas y que lo ser√°n para siempre” porque el car√°cter de cl√°sico no le viene dado a una obra por sus cualidades o m√©ritos intr√≠nsecos, sino por acuerdos y decisiones previas de generaciones de lectores que “han decidido leer como si en sus p√°ginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin t√©rmino”.

Gadamer distingue entre el aspecto normativo y el aspecto histórico de lo clásico, cosa que ya habían hecho antes Herder y Hegel, y entre la validez permanente e imperecedera de lo clásico y su función como mediador histórico, como engarce entre épocas.

Para Italo Calvino un cl√°sico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir, es un libro de re-lectura, de descubrimiento constante, cargado de huellas y se√Īales, que suscita incesantemente “polvillo de discursos cr√≠ticos” y que en definitiva sirve para definirse a uno mismo en relaci√≥n o quiz√° en contraste con √©l.

De entre todas las definiciones acerca de lo que sea un cl√°sico, siempre he preferido la m√°s subjetiva y arbitraria: un cl√°sico es una obra que cambia tu vida, como cambi√≥ antes la de otros. Algo que enlaza con aquella definici√≥n de Italo Calvino (en Por qu√© leer los cl√°sicos, Tusquets): ‚ÄúTu cl√°sico es aquel que no puede serte indiferente y que te sirve para definirte a ti mismo en relaci√≥n y quiz√°s en contraste con √©l‚ÄĚ. Frank Kermode (1919-2010), uno de los cr√≠ticos del siglo XX que m√°s investig√≥ sobre lo que hace que un libro se convierta en cl√°sico, sol√≠a decir que una de las condiciones para que tal cosa ocurra era lo que denominaba ‚Äúpaciencia textual‚ÄĚ (textual patience), es decir, la capacidad de una obra para lograr que cada generaci√≥n la reinterprete a su propia satisfacci√≥n, pero siempre de modo diferente. Y es que, como cre√≠a Calvino, un cl√°sico nunca agota lo que tiene que decir(nos).

 

Autores Cl√°sicos

 

Para los expertos, estos podr√≠an ser algunos autores ‚Äúcl√°sicos‚ÄĚ, desde una definici√≥n m√°s ampl√≠a del t√©rmino . Autores de todas las √©pocas:
-Aristóteles
-Ovidio.
-Dante Alighieri
-Miguel de Cervantes Saavedra.
-William Shakespeare.
-León Tolstói
-Fiódor Dostoyevski
-Gustave Flaubert
-Jane Austen.
-Emily Dickinson.
-Edgar Alan Poe.
-Miguel de Unamuno.
-Gabriel García Márquez.
– J. M. Coetzee.

Conclusión

En todo caso un cl√°sico forma parte de una continuidad cultural y representa una influencia, consciente o inconsciente, ineludible para todo aquel que lee y escribe dentro de esa cultura. Cultura que lleva escondidos en todos sus pliegues las marcas de sus cl√°sicos.

Aunque podemos encontrar muchas otras explicaciones sobre la cuestión, seguirá siendo difícil contestar de forma concisa a esta pregunta. Lo que parece incuestionable es que los clásicos nunca pasarán de moda y nos seguirán seduciendo generación tras generación…

A %d blogueros les gusta esto: